EQUO RM REACTIVA EL DEBATE SOBRE LA RENTA BÁSICA

Jorge Martín (derecha) y Toñi Gómez (izquierda)

Ayer, en el Palacio del Almudí, se celebró una interesante charla organizada por EQUO RM que, con el título de “Renta Básica, justicia social y ecología”, ha pretendido reabrir el debate sobre este instrumento de redistribución de la riqueza, equidad y dignidad de las personas. La charla, presentada por la coportavoz de EQUO RM, Toñi Gómez, estuvo a cargo de Jorge Martín Neira, veterano activista por la Renta Básica en nuestro país.

Jorge Martín desgranó las principales ventajas que la implantación de la Renta Básica Universal (RBU) de tipo emancipatorio traería a nuestra sociedad, como son permitir alcanzar a los individuos las condiciones materiales suficientes para una vida digna (vivienda, alimentación, suministros básicos), al tiempo que permitiría un mayor poder de negociación laboral y la posibilidad de rechazar condiciones laborales indignas. Según Martín, la RBU debe cumplir cuatro condiciones: ser realmente universal, es decir, que sea para todas las personas independientemente de su renta, incondicional (sin requisitos para su percepción), individual (no familiar) y suficiente para vivir con dignidad. Estas cuatro premisas permitirían, además, una mayor independencia económica de las mujeres, una puesta en valor de los trabajos no remunerados (cuidados, trabajo doméstico) y eliminaría las situaciones de estrés e inseguridad por la falta de empleo, permitiendo elegir trabajos remunerados que se ajusten más a los perfiles y los intereses de las personas.

Tras una breve charla introductoria, se inició un animado debate donde se aclararon dudas de los asistentes al acto, relativas al origen de los fondos necesarios para garantizar la RBU, la posibilidad de implantar esa renta a nivel municipal o su ampliación a otros países. Martín aclaró que la vía fiscal es el modo de financiar la RBU, reordenando completamente el sistema impositivo, incluyendo la fiscalidad verde, por el uso de bienes comunes por parte de unos pocos, cuyos beneficios deben revertir a toda la sociedad, como ya se está haciendo en otras zonas del mundo como Alaska. Además, puso sobre la mesa la necesidad de que esa RBU supere la cuantía marcada por la Carta Social Europea como umbral de la pobreza, cuantificada en 684 € mensuales y la urgencia de que esta iniciativa llegue al Parlamento, por la situación de precariedad que pasan miles de familias, pensionistas y trabajadores en general.

Martín recalcó las movilizaciones que se están llevando a cabo en nuestro país, reclamando la implantación de esta medida emancipatoria, como es la Marcha Básica que empieza hoy mismo, 10 de marzo, en León y acabará el próximo día 24 en Madrid.

La Renta Básica es un derecho que debe incorporarse a la Carta de Derechos Humanos, es una herramienta de transformación social que nos debe llevar al Buen Vivir, un concepto de bienestar colectivo y consecución de una calidad de vida digna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *