EQUO RM propone que la CAM sea de titularidad estatal y se convierta en un verdadero banco público

Los puestos de trabajo deben conservarse, así como la obra social y la red de oficinas ubicadas en poblaciones con escasa oferta o acceso para los ciudadanos

El Banco de España y la Fiscalía deben profundizar en la investigación sobre los directivos y altos cargos que hayan incurrido en mala praxis

Ante la actual situación en que se encuentra la CAM, intervenida por el Banco de España tras una fallida inyección de 2.800 millones de capital público y en proceso de venta antes de final de año, Equo Region de Murcia cree que la mejor solución para trabajadores, clientes y ciudadanos en general pasa por la adquisición total de esta Caja por parte del Gobierno y su reconversion en un verdadero banco público de titularidad íntegramente estatal.

Un banco público que no tenga ánimo de lucro y que recupere los fines para los que fueron creadas las cajas, como el fomento del ahorro de las clases medias/bajas para evitar su exclusión del sistema financiero, la prestación de servicios de carácter cultural y social o la especial atención a las necesidades de desarrollo del territorio donde están ubicadas.

Además, este banco público debería tener una dimensión ética reconocida, según la cual no se pueda invertir ni participar en operaciones especulativas inmobiliarias o bursátiles (donde muchas veces se enmascaran activos de compañías con actuaciones contrarias a los derechos humanos) o perjudiciales al medio ambiente.

El Banco de España y la Fiscalía deben continuar con el proceso de investigación que depure responsabilidades, penales si es el caso, de los ejecutivos y altos cargos que hayan incurrido en mala praxis

Equo RM cree que, aunque finalmente se llevara a término la venta de la CAM, se debe asegurar la continuidad de los trabajadores actuales, la obra social y cultural, así como de la red de oficinas, principalmente en aquellas poblaciones donde los ciudadanos tengan problemas de acceso y oferta.

Por otra parte, Equo RM considera positivo el anuncio de la vicepresidenta Elena Salgado de la creación de un fondo unificado de depósitos de garantía, que supondrá que las posibles futuras recapitalizaciones del sistema bancario se realicen con dinero de las entidades financieras y no con recursos públicos, como la que acaba de realizar el Banco de España a través del FROB, o la que actualmente están promoviendo en la Comisión Europea Francia y Alemania.

EQUO RM también llama la atención del hecho de que el Banco de España no se percatara del agujero que se estaba creando en los activos de la CAM, debido principalmente a la morosidad de particulares y promotores. Es paradójico que, mientras los ex-directivos se reparten indemnizaciones multimillonarias, la CAM prosigue con la política de desahucios a las familias más desfavorecidas, situación provocada por la política de concesión de hipotecas de alto riesgo (Caja Mediterráneo acumula casi 2.900 millones de créditos sobre viviendas de elevado riesgo).

En los últimos años la CAM ha participado en 65 negocios ligados a la construcción, algunos de escasa o nula rentabilidad y dudosa justificación dentro de su función como caja de ahorros, tales como Terra Mítica, el circuito de Fórmula 1 valenciano, el aeropuerto de Corvera, diversos resorts, compañías navieras, o el complejo de Cabo Cortés, en Baja California Sur, (denunciado por las organizaciones ecologistas mexicanas al ocupar un área protegida).

También es destacable que el principal ámbito de actuación de la CAM (Comunidad Valenciana y Región de Murcia) ha sido donde más creció el porcentaje de construcción de viviendas en España durante el periodo 2001-2009 y donde en la actualidad existe el mayor stock de viviendas sin vender, con más de 2.000 viviendas sin uso por cada 100.000 habitantes, muy por encima de la media nacional.

Por último, la participación de políticos nombrados a dedo en el Consejo de Administración de la CAM, llegando a copar el 50 % de estos cargos (el máximo permitido por la ley), ha llevado al aumento desmesurado en el crédito a empresas vinculadas a la Generalitat Valenciana. Los créditos al Ejecutivo autonómico se elevaron hasta el 223% entre el cierre del 2007 y el pasado diciembre.