Para EQUO RM, el descubrimiento del monumento a los deportados murcianos a los campos de concentración nazis constituye una enorme decepción. Para la formación verde, es un monumento que pasa totalmente desapercibido, tanto por su configuración como por la ubicación escogida; una pobre inscripción en la que no se hace referencia alguna a su condición de republicanos – la causa de que fueran llevados a dichos campos -, ni figuran los nombres de las personas que sufrieron cautiverio en esos lugares infernales. Contradiciendo lo que el pleno municipal acordó, este monumento no hace justicia a las penalidades pasadas por aquellos luchadores por la libertad, como si, más que la de honrar su memoria, la intención fuera la de justificar a una corporación municipal que intenta torpemente dignificarse a los ojos de la ciudadanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *